Que te conozcan

Carlos y Daniel se conocieron en el 2017 en un encuentro campestre religioso realizado en Estados Unidos. Ambos comparten, junto con otros amigos de distintos lugares, su pasión por las excelentes buenas nuevas del amor Agape de nuestro Padre celestial y su Hijo Cristo Jesús.

Que te conozcan es el esfuerzo conjunto de estudio de las verdades gloriosas que nos reconcilian con nuestro amante Padre.

Unete a nosotros en este maravilloso descubrimiento de quién es Dios, del amor inconmensurable del Padre y el Hijo, las maravillas de la perfección de carácter y las buenas nuevas de su obra redentora por cada uno de nosotros.

¡Somos aceptos en el Amado!

¡Toda la gloria al Padre y su Hijo!

Que creemos

Creemos en la Biblia como la revelación de nuestro Padre celestial, la Palabra de Dios escrita. Y porque de tal manera amó Dios al mundo, envió a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él crea, no se pierda mas tenga vida eterna. Creemos en que el Hijo es la perfecta revelación completa del Padre.
Por eso, las buenas nuevas son más que buenas, ¡son excelentes!

Para informarte más aún, lee en nuestro sitio los materiales escritos y mira las presentaciones en video.

Quienes están detrás de este blog

Carlos Hernández
Carlos HernándezEstudiante de la Biblia
Carlos es profesor de historia y geografía, pero lo apasiona conocer y compartir las buenas nuevas del amor de nuestro Padre. Acompañado por Heidy, ambos han sido bendecidos con la presencia de Haylee Ann y Kylee Ann. Viven en Puerto Rico.
Daniel Bernhardt
Daniel BernhardtEstudiante de la Biblia
Daniel nació en Buenos Aires y estudió administración de empresas. Le apasiona estudiar las Escrituras, además de otros hobbies. Ha tenido la fortuna de ser bendecido con la presencia y apoyo de Marlise, y ambos tienen dos hijos, Lukas y Sarah. Viven en Argentina.

2 Corintios 5:18Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

Subscríbete

* requerido