La cruz: La ira del Padre